Si estás buscando aprender inglés de forma rápida y sencilla, has llegado al sitio indicado. En este post te contamos cuáles son las mejores formas de aprender el idioma de Shakespeare sin morir en el intento. ¡No te lo pierdas!

 

Una de las formas más sencillas de aprender el idioma inglés es la de sumergirte en un país de habla inglesa. Esto significa que tendrás que buscar un curso de inglés en el país en cuestión, ya sea Irlanda, Inglaterra, Estados Unidos o Australia. De esta forma, podrás estar rodeado por el idioma y aprender de forma natural. Al conocer la cultura, las palabras que se utilizan más frecuentemente y las costumbres de los países de habla inglesa, el resultado es una absorción natural del idioma. Con una vida social activa, es posible aprender en poco tiempo los misterios del idioma, para perfeccionarlo en muy poco tiempo. Es posible que un viaje de 2 o 3 meses incremente el nivel de inglés de un estudiante en 2 niveles, si se encuentra realmente sumergido en la cultura. Un viaje de 6 meses puede ofrecer una naturalización muy avanzada del idioma inglés.

 

A veces no es necesario viajar a otro país para sumergirte en su cultura: en la actualidad, puedes realizar un ejercicio de inmersión en el idioma inglés a través de películas, videos de YouTube y podcasts en inglés. Hay muchos canales de televisión que ofrecen películas y series en inglés con subtítulos en español, por lo que podrás seguir la trama sin perderte ni un solo detalle. De esta forma, irás mejorando tu fluidez y vocabulario poco a poco, de forma natural. ¡No te desanimes si al principio cuesta un poco entender todo! Con un poco de práctica, podrás mejorar significativamente tus habilidades en el idioma.

 

Si tu objetivo es aprender a hablar inglés en el corto plazo, puedes proponerte ver una película o una serie de televisión que te guste, de forma repetida. A partir de la segunda o tercera vez que escuches el mismo diálogo, tu oído se irá acostumbrando a la pronunciación y a las sutilezas de la lengua inglesa. Al mismo tiempo, podrás ir repasando los subtítulos para familiarizarte con el vocabulario y la gramática. Otra opción es buscar videos de YouTube en inglés sobre un tema que te interese, y tratar de seguir la charla lo mejor que puedas. No te preocupes si al principio no entiendes todo: con un poco de práctica, podrás mejorar significativamente tus habilidades en el idioma. Cada entonación, cada pronunciación de las vocales nos permitirá familiarizarnos más y más con el idioma inglés. Lo ideal es ver la misma secuencia hasta aprenderla de memoria.

 

Si quieres aprovechar la oportunidad para aprender algo nuevo, puedes mirar de forma repetida un video de TED, hasta que comprendas todas las palabras sin la necesidad de leer los subtítulos. Cuando necesites aumentar el nivel de dificultad, habiendo ya alcanzado un nivel avanzado, puedes intentar hacer lo mismo con un capítulo de un podcast de tu agrado. En este caso, es importante que el tema sea de tu interés, para que puedas seguir la charla con facilidad.

 

Si lo que quieres es realizar un curso de inglés en el extranjero, lo ideal es hospedarte en una casa de familia mientras realizas el curso, dado que allí necesariamente deberás desarrollar tus habilidades de comprensión y expresión en lengua inglesa para poder comunicarte con los anfitriones de tu casa. Esta modalidad es muy utilizada en Inglaterra, Escocia y Australia. No obstante, si no te quieres alejar tanto de casa, puedes optar por un curso de inglés online. Hay numerosas webs y plataformas que ofrecen cursos de inglés a precios muy económicos, y con los que podrás ir mejorando tus habilidades en el idioma a tu propio ritmo.

 

Todas estas opciones son útiles, pero hay una dificultad adicional al aprender inglés como segundo idioma: es un idioma irregular. Esto quiere decir que la misma secuencia de letras se puede leer de forma distinta en cada palabra. De hecho, esta es la razón por la que los diccionarios en inglés traen una guía de pronunciación que aparece inmediatamente después de cada palabra. Esta guía de pronunciación está basada en el IPA (International Pronunciation Alphabet), ¡y es un alfabeto completamente nuevo que hay que aprender! Esta dificultad, la de tener que aprender 2 alfabetos distintos para aprender 1 solo idioma, es lo que convierte al inglés en posiblemente el idioma más difícil para leer del mundo. ¡Yo mismo tuve esta complicación cuando me mudé a Estados Unidos! Fue allí que comencé una larga investigación sobre los enigmas del alfabeto inglés, su pronunciación y el origen de esta irregularidad, especialmente en las vocales. El fruto de estos años de inestigación fue mi libro ‘Enigmas del alfabeto inglés’, que ahora decidí complementar con un nuevo curso online. Tanto en el libro como en el curso, analizamos una nueva guía para comprender la pronunciación de las palabras, que facilita enormemente el esfuero que reprensenta aprender inglés. A través de un método revolucionario, intento simplificar el proceso de aprendizaje de inglés como segundo idioma para todos aquellos que se encuentren transitando el mismo camino que yo hace unos años.

 

Como has podido ver, existen numerosas formas de aprender el idioma inglés de forma rápida y sencilla. ¡No te desanimes si al principio cuesta un poco entender todo! Con un poco de práctica, podrás mejorar significativamente tus habilidades en el idioma.

Share This